Urban Landscape Constructions

Territorialidad en la planeacion segura

Por: M. En Arq. Romy Rojas Garrido

 

Uno más de los principios básicos que el Comité Europeo de Normalización identifica como elemento fundamental en la creación de ciudades más seguras es la territorialidad.

 

Para entender con claridad de qué manera la territorialidad influye en la seguridad de un emplazamiento es importante partir de su explicación etológica, es decir, del estudio del carácter y comportamiento de los animales en el medio en el que se encuentran. En este sentido, la territorialidad humana es, para algunos autores, una necesidad instintiva que el hombre, como animal que es, tiene de poseer, defender y organizar el espacio en el que habita y con el que se identifica. La posesión e identificación con el entorno es un prerrequisito para que el ser humano pueda satisfacer sus necesidades básicas, entre ellas su seguridad.

 

El ser humano defiende por instinto el espacio que le pertenece, tal como lo haría cualquier otro animal. Sin embargo, la estructura del entendimiento infinitamente más compleja que poseemos hace que algo que en origen es meramente instintivo se transforme en una construcción sociocultural mucho más elaborada.

 

La territorialidad específicamente humana tiene tres elementos1: el sentido de la identidad espacial, el sentido de la exclusividad y la compartimentación de la interacción humana en el espacio. Proporciona, entonces, no sólo un sentimiento de pertenencia a una porción particular de tierra sobre el que el ser humano desarrolla derechos de exclusividad, sean éstos reales como en el caso de los espacios privados o subjetivos como en el caso de los espacios públicos, sino que implica un modo de comportamiento en el interior del espacio, cuyos rangos de aceptación son establecidos por los mismo usuarios de este espacio, independientemente de las normas de buena conducta o las leyes y reglamentos, siendo ésta la mayor contribución del ciudadano de a pie a la seguridad urbana, pues se vuelven ellos los guardianes del orden al repudiar, condenar e incluso castigar las conductas inaceptables mediante el rechazo social.

 

Un ejemplo claro de territorialidad muy cercano a nosotros, es el caso de la construcción de un parque urbano en un terreno que el municipio de Corregidora había donado para erigir una clínica de diálisis y hemodiálisis. Sin entrar en controversias respecto al proceder de la autoridad municipal, lo cierto es que este parque, a raíz de las primeras inversiones para su construcción y con mayor intensidad a partir de que se inyectó presupuesto federal para concluirlo, detonó una actividad integradora en la comunidad que no se había visto antes. Vecinos cuyas casas dan frente al parque cuidan del mismo, siembran árboles, los mantienen libres de plagas, recogen la basura mientras realizan sus caminatas y, más allá de esto, se ha convertido en un centro de reunión para entrenadores de perros, niños jugando, gente montando en bicicleta y ejercitándose por igual, realmente son pocas las horas del día en que el parque no está siendo utilizado o transitado por alguien. Los vecinos de la zona consideran que este espacio les pertenece, se han identificado con él y en consecuencia se lo han apropiado, de ahí que sea tan difícil que acepten desprenderse de él por mucho que una clínica pueda beneficiar a una colectividad aún mayor.

 

Este ejemplo nos demuestra cómo la territorialidad fortalece a las comunidades, las cohesiona y conforma grupos sociales más efectivos, capaces de construir consenso sobre valores y normas que monitorean el comportamiento dentro de sus espacios de interacción e intervienen cuando los problemas ocurren, defendiendo sus barrios contra aquello que resulte amenazante.

 

La ausencia de este sentido de identidad y pertenencia hace que surjan fenómenos de segregación social, violencia, inseguridad y en consecuencia deterioro de la calidad de vida, por lo que es imperativo que los actores sociales encargados de definir las estrategias de planeación y diseño urbano encaminadas a hacer ciudad tomen esto en cuenta para fomentar la participación activa de la ciudadanía en lo que respecta a las políticas de seguridad.

1Soja, Edward: The political organization of space, Washington : Association of American Geographers, Commission on College Geography, 1971.