Urban Landscape Constructions

SMART CITIES O CIUDADES INTELIGENTES

Por: Consejo Editorial ULC

Mucho se escucha hablar actualmente sobre las “Ciudades Inteligentes” o “Smart Cities”, pero ¿qué son? ¿cómo funcionan? y ¿cuál es el papel de la tecnología en las ciudades contemporáneas?

Se trata de zonas urbanas conocidas por la conectividad entre la infraestructura que las conforman, a través del uso de internet y de tecnologías de la información y la comunicación (TICs). El objetivo es mejorar los procesos de la ciudad para beneficio de los residentes en ámbitos como la movilidad y el transporte, los servicios de limpieza, la calidad del aire o el riego de áreas verdes, la optimización del uso de la energía, entre otras. Esto se logra a través del uso de dispositivos y sensores “inteligentes” en la ciudad, conectados a plataformas de registro y análisis de grandes cantidades de datos para obtener información sobre el uso y funcionamiento de la ciudad, así como para optimizar la regulación de los servicios en la urbe e implementar políticas urbanas de calidad.

Varias ciudades en el mundo han ido incorporando a su planeación este tipo de lógica de funcionamiento como es el caso de Barcelona, Singapur, Viena, San Francisco y Copenhague, por mencionar algunas.
La idea de ciudad inteligente, aún cuando se trata de un concepto relativamente nuevo ha evolucionado considerablemente dando origen a las denominadas fases de desarrollo de las “Smart Cities”. Por ejemplo, la fase 1.0 es aquella que se caracteriza por la toma de decisiones de modo descendente impulsada por la tecnología; una ciudad en esta fase sería Songdo en Corea del Sur. La fase 2.0 se caracteriza por un enfoque más ascendente en el que la tecnología es impulsada por las demandas de los ciudadanos y los políticos con el objetivo de satisfacer necesidades reales como ocurre en Madrid. Por último, las ‘Smart Cities’ en fase 3.0 intentan vincular a los ciudadanos con las nuevas tecnologías y con los objetivos gubernamentales para lograr una “soberanía digital” como es el caso de Barcelona donde se promueve la inclusión de las comunidades locales en el desarrollo de la tecnología en las ciudades, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas.

Algunos de los componentes principales para la implementación de una ciudad inteligente son:
1. La definición de la comunidad donde se quiere implementar este tipo de modalidad urbana, considerando la geografía y flujos de personas.
2.

El estudio y la respuesta al porqué se necesita construir una ciudad inteligente en esa zona y con esas personas específicas (conocer a los ciudadanos, su educación, sus hobbies, su edad, los atributos comunitarios, las necesidades del mercado existente en o el tipo de atracciones que tiene la ciudad en esa zona).
3. Desarrollar una política pública de la Smart City para conducir o incentivar la generación de roles, responsabilidades, objetivos y planes estratégicos por alcanzar.
4. Involucrar a los ciudadanos a través del uso abierto de los datos generados o del e-governance (gobierno digital).

Las personas, los procesos y la tecnología son los principios de éxito en las iniciativas de las Ciudades Inteligentes, en este sentido, es importante adaptar la planeación urbana y las regulaciones locales a las necesidades específicas de las personas y de la comunidad para generar una cultura urbana también inteligente. Del mismo modo, es importante poner atención en retos delicados como la preservación de la privacidad de los ciudadanos a través y debido al uso de datos abiertos para generar una cultura digital responsable.

Actualmente, líderes y exponentes reconocidos en el ámbito de la promoción e impulso de las “Smart Cities” reconocen que son los ciudadanos aquellos actores principales en el proyecto de activación de las Ciudades Inteligentes. Por ejemplo, Pablo Sánchez Chillón, urbanista, abogado y pionero en este campo en España, ha acuñado el término “digizens” que deriva de las palabras en inglés “digital citizens” para referirse a los ciudadanos que conviven y se responsabilizan del uso e impacto de lo digital en el ámbito urbano. Él mismo dice que “el verdadero reto de las Smart Cities consistirá en su capacidad de activar a la ciudadanía, canalizando y aprovechando el talento urbano y lo mejor de la cultura on-line”.