Urban Landscape Constructions

PRINCIPIOS DE DISEÑO URBANO: DETONADORES DE DESARROLLO

Por: Consejo Editorial de ULC

Una de las medidas más socorridas alrededor del mundo para incentivar el desarrollo económico en una localidad determinada es la exención o disminución de las cargas tributarias a las que la población y los grupos de inversionistas están sometidos, como si fuera la fórmula mágica para solucionar los problemas sociales de cualquier tipo. Sin embargo, ésta no es la única alternativa y, aunque si bien es una herramienta con efectos rápidos, en definitiva no es la mejor opción cuando se quieren lograr transformaciones duraderas y que se mantengan en el largo plazo.

Dentro del campo del urbanismo existen medidas que ayudan a incentivar el desarrollo económico de una zona de manera sostenida y cuya influencia alcanza un espectro más amplio que el puramente económico. Una de tales medidas es cuando en la planeación urbana se promueve la existencia de una diversidad de usos de suelo tal que sean capaces de complementarse para incentivar la vitalidad de una zona.

Supongamos, por ejemplo, que tenemos una zona exclusivamente habitacional, como las hay muchas. Esta zona durante los días y horarios hábiles se volverá desierta, puesto que la gente se tendrá que desplazar a sus sitios de trabajo, escuelas, hacer sus compras, etc. y por lo tanto no habrá movimiento, ni físico ni financiero, que estimule la economía y promueva la inversión dentro de este sitio, porque una vez que se vendan todas las casas de esta zona, contará exclusivamente con los impuestos tributarios que sus habitantes paguen para cubrir los gastos municipales de servicio y mantenimiento, porque, entre otras cosas, el comercio genera mayores impuestos y por consiguiente mayor presión para un gobierno por atender las necesidades de una zona en específico.

La vitalidad detona el desarrollo económico: al haber más gente hay mayor demanda de productos y servicios y en consecuencia mayor intercambio, tanto comercial como cultural. Los comercios, la industria, las oficinas, las escuelas, los restaurantes, los parques, las zonas recreativas y deportivas, etc. todos ellos son ejemplos de usos de suelo motivadores de vitalidad. La vitalidad genera a su vez seguridad, de manera que al planificar permitiendo una mezcla de usos de suelo compatibles dentro de una misma zona se gana por partida doble, no sólo se vuelve éste un sitio donde hay mayor desarrollo económico sino que se convierte también un sitio más seguro.

El que se permitan usos de suelo mixto no es condición que por sí misma garantice el desarrollo económico. Esta medida se debe acompañar de incentivos que otorguen seguridad a los inversionistas. De ahí que sea importante acompañar una buena planeación urbana con políticas que faciliten la implantación de negocios, no sólo desde el punto de vista tributario, sino haciendo los trámites de apertura de negocios más expeditos así como facilitando la generación de anclas que a manera de polos de atracción motiven la inversión de pequeñas y medianas empresas ofreciendo una mayor garantía de éxito para sus negocios en dicho sitio.

Así como es importante lograr una mezcla armoniosa de usos de suelo, también es imperativo proveer de la infraestructura física necesaria para atraer la inversión en esta zona, de ahí que la movilidad sea otro de los factores detonadores del desarrollo económico, es decir, la conectividad de la zona desde el punto de vista de sus accesos. Nadie quiere invertir en un sitio de difícil acceso, así como nadie quiere transitar por lugares descuidados, mal mantenidos y que no inviten a su recorrido. La calidad y variedad de la infraestructura vial es tan importante para el desarrollo económico de una zona como es la mezcla adecuada de usos de suelo.

Desarrollo económico, uso de suelo y transporte es una tríada indisoluble y administrada de manera adecuada es capaz de detonar un desarrollo sostenible que favorezca la preservación de los recursos naturales y culturales, incremente la calidad de vida y promueva comunidades más integradas y seguras.