Urban Landscape Constructions

LA SUSTENTABILIDAD ¿O SOSTENIBILIDAD? COMO PRINCIPIO DE DISEÑO URBANO

Por: Consejo Editorial de ULC

Uno de los principios, quizá el más importante, que debe regir el quehacer humano actual en todos sus ámbitos y por supuesto en el diseño urbano, es el de la sostenibilidad. Pero ¿qué significa y en qué consiste ésta?

Empecemos por definir el término. Hay quien dice que “sustentable” es un término incorrecto, pues es un anglicismo de la palabra “sustainable” que en inglés tiene una connotación distinta a aquella que tiene la palabra sustentable en castellano. De acuerdo con la Real Academia sustentable se refiere a aquello que se puede defender con razones o, en el mejor de los casos, a algo que soporta, definición que se aleja con mucho de la definición del término anglosajón, pues éste se refiere a algo que permanece a lo largo del tiempo, que se mantiene y perdura, y que por lo tanto tiene una condición dinámica. En este sentido, podríamos decir que la palabra sostenible sería más exacta, pues se refiere a un “proceso que puede mantenerse por sí mismo sin ayuda exterior ni merma de los recursos existentes.”[1]

Pero más allá de las diferencias semánticas, ya sea sustentable o sostenible, lo cierto es que hasta hace poco más de 40 años, este tema no pintaba en la agenda política y económica de ningún gobierno en el mundo, ni qué decir de México, a pesar de tener antecedentes tan remotos como las ciudades-estado en la antigua Grecia en donde la capacidad máxima de habitantes de la urbe estaba condicionada a la capacidad agropecuaria de los campos circundantes.

Quizá la primera inquietud alrededor del tema de la sostenibilidad surgió con Thomas Malthus en 1798, cuando publicó sus conjeturas en torno al ritmo de crecimiento poblacional en relación con velocidad de producción de alimento, conocida como Teoría Maltusiana, pero en realidad, no fue sino hasta 1972 que el Club de Roma publicó un informe llamado “Los límites del crecimiento”, donde se puso de manifiesto la urgencia de establecer límites al crecimiento económico para atenuar el desequilibrio existente entre el desarrollo incontrolado y los recursos naturales y ahí sí fue donde se empezó a generar conciencia.

Es en este contexto que surge la primera definición de desarrollo sostenible, esta vez en un informe elaborado para la ONU por una comisión formada por representantes de diversas naciones y encabezado por la política noruega Gro Harlem Brundtland en 1987 llamado “Nuestro Futuro Común” o, lo que es lo mismo, Informe Brundtland:

“El desarrollo sostenible es aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas.”

Y éste es el fundamento de la sostenibilidad. Por supuesto, al transcurrir de los años, este concepto ha sido llevado más allá hasta convenir en que para que cualquier actividad pueda ser considerada sostenible, debe conciliar tres pilares fundamentales:

El ecológico, que se refiere al uso y gestión responsable de los recursos naturales.

  1. El económico, que aboga por una generación de riqueza para todos, especialmente para la población de menores recursos, así como la aplicación de métodos productivos eficientes y respetuosos que no pongan en riesgo al medio ambiente o a la sociedad.
  2. El social, pues para que haya sostenibilidad debe haber equidad, reduciendo la desigualdad en el mundo y fomentando la cohesión y el progreso social.

Si en alguna actividad sólo se cruzaran dos de estos pilares, habría otro tipo de desarrollo, soportable, viable o equitativo, pero éste no sería sostenible.

Sólo a través del balance correcto entre lo económico, lo social y lo ecológico se puede llegar a una verdadera sostenibilidad y a lo que los expertos han llamado una economía circular, en donde a diferencia de la economía lineal (producir, usar, tirar), sigamos el ejemplo de la naturaleza y podamos hablar de un modelo producir, usar, reciclar.

[1] Real Academia Española (2012) Diccionario de la lengua española (22ª. ed.). Consultado en: http://www.rae.es/recursos/diccionarios/drae