Urban Landscape Constructions

Arq. Romy Rojas Garrido

Talento en ascenso

Romy Rojas nació entre planos y construcción de obras. Su padre el Ingeniero Civil Guillermo Rojas Villegas, infundió a sus hijos el amor por la arquitectura y la ingeniería, y a sus escasos 5 años de edad estaba convencida de que quería ser arquitecta.

¿Dónde y cuáles fueron tus primeras experiencias profesionales?

Mi primera experiencia profesional fue a los 18 años de edad. Era periodo vacacional, y yo acababa de terminar el cuarto

semestre de la carrera de Arquitectura, en el Tec de Monterrey Campus Querétaro, y entre las obras que se estaban realizando en la constructora de mi padre, estaba la escuela secundaria Federal de las Américas, en Querétaro, construcción tipo CAPCEC; por lo cual se me asignó la residencia

de obra de dicho proyecto. Al respecto te pudiera decir que no solamente fue muy ilustrativo, ya que el sistema CAPCEQ es

algo constructivo totalmente lúdico, sino que fue la experiencia más divertida también; el primer acercamiento como jefa de maestros de obra, siendo mujer, y a esa edad, ya imaginarás (risas).

¿En qué despachos has colaborado y qué proyectos has diseñado?

En Querétaro trabajé en Construcciones CORO, empresa de mi padre, también en el despacho del arquitecto José Luis Covarrubias Herrera, y en el despacho del arquitecto David Alegría Juaristi. En Montreal, trabajé para la firma Sandra Donaldson Landscape Architectural Firm. En las empresas queretanas participé activamente en el diseño y construcción de obra de vivienda de carácter residencial, oficinas e institucional, entre ellas la Escuela

de Danza, la cual tuve la oportunidad de que se me contratara el diseño arquitectónico, ganando el primer premio de arquitectura del Estado en 1999.

Con la firma canadiense tuve una formación sumamente importante como paisajista y diseñadora de espacios urbanos, entre ellos hoteles de la cadena Marriott, en Canadá, USA, Pakistán y China; plazas públicas y parques como Place Des Arts y Mont Royal Park en Montreal.

¿Cuál ha sido la experiencia en formar parte del desarrollo de la infraestructura del Estado?

Una verdadera fortuna.Hoy me considero una profesionista verdaderamente privilegiada. Tuve la oportunidad de apoyar al Gobierno Estatal en la coordinación de las obras estratégicas de los últimos 10 años, llevando a cabo destacados proyectos. Esta experiencia me permite ser una arquitecta con la capacidad de planear, coordinar y ejecutar obras de distintas disciplinas, desde las filas de la iniciativa pública y privada.

¿Cuáles fueron tus principales retos en los diferentes puestos que ocupaste dentro del Gobierno del Estado?

En el Gobierno Estatal de Querétaro, ocupé los cargos de: Jefa de Proyectos del Estado, Subdirectora de Obras Públicas Estatal, Directora de Administración de Obra Pública del Estado, Secretaria Técnica de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, Subsecretaria de Desarrollo Urbano y Administración de Obra Pública del Estado de Querétaro, y en todos ellos mi mayor reto fue el de romper paradigmas en la obra pública.

Todo lo disfruté y agradezco a quienes confiaron en mí para llevar a cabo proyectos que hoy son una realidad. La primera ocasión fui invitada por parte

del entonces Secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, José Luis Covarrubias Herrera, en el año 2004; y la segunda ocasión, por parte de Sergio Chufani Abarca, en el año 2009.

¿Cómo ha sido desarrollarte en un área en la que mayoría son hombres?

Muy gratificante y formador de carácter; no tengo malas experiencias al respecto. Siempre he sido muy afortunada de contar con un enorme apoyo, una gran consideración y respeto por parte de quienes han sido a lo largo de mi desarrollo profesional mis compañeros de trabajo. Trascender con mi trabajo. Caminar por muchos lugares y decir: “yo participé en hacer posible esto”, que hoy es parte de mi ciudad, de mi país México, y de Montreal.

Que tanto me dio al haber estudiado una de mis maestrías allí, trabajar como arquitecta y vivir cerca de 5 años; y que todo esto es parte de mis orígenes y de mi historia, un enorme sentimiento de gratitud.